Liber VI, 110-123

Illum ego per flammas et mille sequentia tela 110
eripui his umeris medioque ex hoste recepi;
ille meum comitatus iter maria omnia mecum
atque omnis pelagique minas caelique ferebat,
inualidus, uiris ultra sortemque senectae.
Quin, ut te supplex peterem et tua limina adirem, 115
idem orans mandata dabat. Gnatique patrisque,
alma, precor, miserere (potes namque omnia, nec te
nequiquam lucis Hecate praefecit Auernis),
si potuit manis accersere coniugis Orpheus
Threicia fretus cithara fidibusque canoris, 120
si fratrem Pollux alterna morte redemit
itque reditque uiam totiens. Quid Thesea, magnum
quid memorem Alciden? Et mi genus ab Ioue summo.'

Yo a él, entre las llamas y los mil dardos que nos seguían, 110

lo rescaté en estos hombros y lo libré de en medio del enemigo;
él, siguiendo mi camino, todos los mares conmigo
y todas las amenazas del piélago y del cielo soportaba,
débil, más allá de sus fuerzas y de la suerte de su vejez.
Es más, que
a ti suplicante acudiera y a tus umbrales llegase, 115
él mismo, rogando, me lo ordenaba. Del hijo y del padre,
te suplico, compadécete ayudando (pues todo lo puedes
y no en vano Hécate te puso al frente los bosques del Averno),
si pudo Orfeo invocar a los Manes de su esposa
valiéndose de la cítara tracia y las canoras cuerdas, 120
si Pólux rescató a su hermano con otra muerte
y va y vuelve tantas veces por ese camino. ¿Qué diría de Teseo, qué
del gran Alcides? También mi estirpe viene del sumo Júpiter."

No hay comentarios:

Publicar un comentario